Malalcahuello; belleza, tranquilidad y descanso

Villa de montaña ubicada a los pies del volcán Lonquimay en plena Cordillera de Los Andes, entre las comunas de Curacautín y Lonquimay, en la región de la Araucanía, al sur de Chile.


Malalcahuello es un pueblo mágico, cuyo nombre se traduce como “corral de caballo”, conocer este lugar es encontrarse con la armonía de un paisaje maravilloso, en donde se puede admirar la imponente belleza de grandes bosques de árboles nativos como araucarias, robles, coihues, raulíes, lengas y ñirres.

Una visita por la cuesta “Las Raíces” lleva al turista a una geografía de ensueño, con el privilegio de cruzar el interminable túnel “Las Raíces” que consta de una vía unidireccional y tiene un largo de 4.6 km. Los amantes del trekking pueden descubrir, entre la frondosa vegetación y cielos inmensamente azules, hermosas lagunas y cascadas que parecen sacadas de un cuento de hadas.

Túnel Las Raíces

Personalmente creo que no hay experiencia más potente y fabulosa que gozar en los amaneceres, de tan exquisita variedad de aves como chucaos, traros, pitios, hued hued, y apreciar el imponente paso del majestuoso cóndor. Cabe destacar también la pluralidad de colores que nos regalan los árboles en la época de otoño, la estación perfecta para los amantes de la fotografía.

Sin lugar a dudas su temporada fuerte es el invierno, ya que cuenta con el centro de ski Corralco, uno de los centros mejor evaluados a nivel nacional por los entendidos en la materia. También el visitante encontrará las conocidas Termas de Malalcahuello, que le renovaran sus energías, entregando salud y vigor a su vida.

Camino al centro de Ski Corralco

Caso especial es hablar de la gastronomía del lugar, donde nos encontramos con las bondades del piñón, la exquisita carne de jabalí y las truchas de la zona, pero si tengo que destacar un producto es el apreciado hongo (Morchella) cuyo exquisito sabor queda impregnado para siempre en el paladar. Este hongo lo encontré en el restaurant del Hotel “Boutique Nalcas”, en donde tuve el privilegio de compartir en la cocina con el colega Chef Danilo Carrillo, mezclando sabores y técnicas de cordillera. En largas jornadas y conversaciones sobre nuestras inquietudes profesionales, él me explicaba que tuvo que estudiar tanto botánica y gastronómicamente este hongo, hasta lograr una variada gama de platos con dicho producto tan cotizado a nivel nacional como internacional.

Para terminar diría que puedo describir este lugar con solo 3 palabras: Belleza, Tranquilidad y Descanso; ese es el mejor resumen de este pueblo de ensueño, envuelto en un halo de poesía y paz. Malalcahuello, villa de montaña, un lugar para visitar y disfrutar en familia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *