Cordillera de la Sal

La geografía y paisajes de San Pedro de Atacama y sus cercanías en el norte de Chile se encuentra enmarcado por las alturas, al este la Cordillera de los Andes con sus grandes e imponentes montañas, al oeste la Cordillera de Domeyko y finalmente la Cordillera de la Sal, con una altura promedio de 2.300 metros. Su nombre se debe a la gran cantidad de sulfato de calcio presente en sus rocas y a lo largo de toda la cordillera, lo que les da el aspecto de estar salpicadas con sal, de ahí el nombre Cordillera de la Sal.

La Cordillera de la Sal se caracteriza por su alta concentración mineral, donde la sal, el yeso y la arcilla le entregan misteriosos y fantásticos brillos. Los orígenes de esta cordillera se remontan hace miles de años, producto del plegamiento de capas horizontales de sedimento y roca, los que han sido erosionados por el agua y el viento miles de años. En sus cercanías existen numerosos atractivos turísticos como el Valle de la Luna, Valle de la Muerte, San Pedro de Atacama, Salar de Atacama, entre otros.

El clima predominante a lo largo de la Cordillera de la Sal es de tipo desértico, con una marcada oscilación térmica entre el día y la noche, como suele ser común en esta zona del norte de Chile. Quienes visiten este rincón del norte de Chile no se pueden perder la oportunidad de observar la puesta de sol, que con los más variados colores tiñe los paisajes de la cordillera y entrega un paisaje inolvidable.

Llegar a la Cordillera de la Sal es posible desde la ciudad de Calama, desde donde se debe tomar la CH – 23, tras un recorrido de cerca de 70 kilómetros se llega a San Pedro de Atacama. Una vez aquí, la Cordillera de la Sal se encuentra ubicada a solo dos kilómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *