Funicular del cerro San Cristóbal

La historia del funicular del cerro San Cristóbal comienza el 24 de noviembre de 1923, con la ceremonia de colocación de la primera piedra, ubicada a un costado de la Plaza Caupolicán, en la estación inicial del funicular, obra del arquitecto Luciano Kulczewsky, y que se caracteriza por su forma de torreón medieval.

Con el paso del tiempo la estación inicial fue complementada con la Estación Cumbre, obra del arquitecto Carlos de Landa. Esta estación cuenta con una sala de máquinas y un salón, el que es conocido como Salón Tudor.

El Funicular del cerro San Cristóbal, durante su construcción, fue parte esencial del proyecto de transformación que por ese entonces vivía el cerro San Cristobal, que tenía como objetivo el transportar de forma rápida a personas desde la base hasta la cima del cerro, con el agregado de entregar bellos paisajes durante el recorrido.

Su inauguración fue realizada el 25 de abril de 1925, y contó con la presencia de don Arturo Alessandri Palma, además de cientos de personas que llegaron hasta la ceremonia de inauguración.

La estación inicial, es conocida como Estación Pio Nono y destaca por su apariencia de pequeño castillo flanqueado por dos torres. También desde el funicular se puede acceder hasta el Zoológico Nacional del Parque Metropolitano de Santiago, a través de la estación zoológico.

Tras años de historia, en noviembre del año 2000, el Funicular del cerro San Cristóbal fue declarado como Monumento Histórico, esto dado su valor histórico y su importancia como elemento patrimonial de la capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *