Mampato, el mejor amigo de los niños

Mampato es un personaje creado por Oscar Vega y Eduardo Armstrong, desarrollado por Themo Lobos. Sus cómic y aventuras se transformaron en un hito en la cultura infantil y juvenil del siglo XX.

Desde la desaparición de El Peneca, los niños chilenos tuvieron que esperar ocho años para nuevamente tener presencia en los kioscos del país. Eduardo Armstrong, dibujante y arquitecto, concibió una revista que pudiera entretener educando y por sobre todo «que a través de sus páginas los niños recibieran una serie de valores morales que en la vida moderna a menudo se pierden» (Mampato N° 145, p. 9). Para lograr este objetivo, conformó un equipo que incluyó dibujantes y redactores, y cuyo trabajo rindió frutos el 30 de octubre del año 1968, fecha de publicación del primer número de la revista Mampato.

Mampato, precisamente, era el nombre del personaje de la caricatura central de la revista. Éste era un niño de nueve años, aplicado e imaginativo, que gracias a su coraje e inquietud por el conocimiento conoció a un extraterrestre quien le regaló una herramienta para viajar por el tiempo: el cinto espacio temporal. De allí en adelante sus aventuras se transformaron en el referente de la revista. Aunque el creador del personaje fue Oscar Vega, el desarrollo de la historieta en texto y dibujos la compartió con Themo Lobos, de cuyas plumas nacieron personajes como Ogú, Xse, Rena y Colofón. El año 1996 estas historietas fueron publicadas por Editorial Dolmen, en formato libro de cómic y con gran distribución. Las aventuras incluso llegaron al cine cuando en 2002 se exhibió, con gran éxito de crítica y taquilla, la película chilena Mampato y Ogú en Rapa-Nui.

El contenido de la revista incluyó además reportajes de actualidad, historia, arte y entretenimiento, conformando así una verdadera enciclopedia infantil. A través de sus distintas secciones y portadas se expusieron los trabajos de algunos de los mas importantes dibujantes chilenos. Sus lectores podían participar de sus talleres -cerámica, filatelia o guitarra-, aprender historia de Chile y del mundo, leer literatura infantil y juvenil, además de aquella incluida en los programas de estudio. Además podían formar parte del «Club de los Mampatinos», o disfrutar de una verdadera selección de cómic nacionales y extranjeros. Historietas como Bernard Prince, Corentín, Howard Flyn y -en sus últimos números- Asterix y Obelix, estaban a disposición del público chileno a través de las páginas de Mampato.

El sensible fallecimiento de Eduardo Armstrong, su creador y primer director, sucedida en 1973, fue un punto de inflexión en la historia de la revista. Sin embargo esta publicación fue capaz de conservar la continuidad de su estructura gracias al aporte y dedicación de sus siguientes directores: Isabel Allende, Vittorio de Girólamo, Renzo Pechenino, Isabel Wacholtz y Nicolás Velasco del Campo. Todos y cada uno mantuvieron la identidad original del producto a lo largo de casi diez años.

La revista no se aisló de los problemas que vivió la cultura chilena durante gran parte de la década de 1970. Su tiraje había bajado de cien mil a siete mil ejemplares por edición, lo que significó la abrupta cancelación del proyecto por parte de su editorial, Lord Cochrane. Así, el 25 de enero de 1978 apareció, con el número 418, el último Mampato. Los niños nuevamente perdieron su presencia en los kioscos chilenos.

  • Texto extraído de BIBLIOTECA NACIONAL DE CHILE. Mampato (1968-1978). Memoria Chilena. Disponible en http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-100696.html . Accedido en 19/6/2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *